martes, diciembre 28, 2004

La verdad y la mentira VIII

Vi entrar al salón otro personaje, su rostro mostraba ser alguien muy seguro, avanzó hacia mí con tanta certeza, sin temor a equivocarse de que era conmigo con quien debía entenderse para estar en ese lugar.

No me dejó preguntarle que buscaba allí cuando me dijo: Aquí estoy, tu único recurso por ahora, mientras tu razón y tu lógica buscan aclarar tus dudas.

Bueno, y ¿quién eres tú? - le pregunté

Soy la fe, - me respondió contundentemente - la verdad y la mentira han estado, desde la existencia del ser racional y lógico, queriendo ocupar mi lugar.

Y ¿cual es tu lugar?

Donde habitan los sentimientos sin necesidad de los sentidos.

Y ¿qué lugar es ese?

Un lugar donde gobernamos equilibradamente el amor, la esperanza y la fe.

No conozco tal lugar.

No lo conoces porque en ese lugar no hay cabida para el conocimiento.

Y ¿Qué te trae a aquí?

Tus dudas, cuando el ser racional y lógico está lleno de dudas sin resolver, el único recurso que le queda es la fe.

Eso quiere decir que necesitaré de fe para estar seguro de cual es la verdad o la mentira.

No, eso quiere decir que debes confiar y estar seguro de lo que crees.

Pero si tengo dudas, eso quiere decir que aun no puedo estar seguro de lo que creo.

Tener dudas es un beneficio que te da la lógica y la razón y cuando ello no te puede dar certeza en que creer no puedes permanecer eternamente sumergido en la duda, debes tomar libremente la decisión de no creer o creer con fe, y decidir libremente está basado mas en la fe que en la lógica y la razón o que en la verdad y la mentira.

Tu me estás hablando en tomar decisiones con fe ciega.

La fe ciega no existe, la fe es creer sin necesidad de ver, ni de oír, ni de tocar, ni de gustar, ni de oler. Yo actúo en los sentimientos fuera de los sentidos, junto con el amor y la esperanza.

Pero la fe me puede hacer errar.

Si estas seguro de errar no te haré errar porque por esa certeza evitaras errar; no seré yo quien te haga errar, serán tus dudas. No olvides que si no hay certeza de lo que se cree no hay fe y yo estaré donde tu certeza está sin necesidad de recurrir a tus sentidos.

1 Comments:

Blogger RUFUS said...

Estoy dudando en escribir un mensaje o no. No sé si poner que el post es cojonudo o muy bueno. Que trasmite inteligencia y sabiduría en estado puro. No sé, no sé. A veces cuando miro el infinito me dijo –Joer, que latitudes más lejanas y remotas, cualquiera diría que soy insignificante en este universo interminable. Pero no, aluego me miro en el espejo y soy consciente de mi poder innato. Yo soy el epicentro de mi mundo, que carayo. Salut i republica.

11:33 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home